Rocío Monasterio: España es un país que tiene que volver a mirarse a sí mismo”

“España es un país que tiene que volver a mirarse a sí mismo, volver a estar orgulloso de todo aquello que lo hizo grande".

0
141

De origen asturiano. Su familia emigró a Cuba en el siglo XIX, y como muchos de nuestros compatriotas consiguió prosperar en una provincia española que llegó a ser la más rica de entre todas, antes de los intereses de grupos de poder afines al Estado acabaran empobreciéndola, llevándola a la Guerra Civil y a su separación de España. “Se trataba de una gran familia, como casi todas en aquella época. Eran 11 hermanos”, nos confía, “dos de ellos se fueron a Cuba, donde se entroncaron con una rama alavesa y se dedicaron al negocio del azúcar en Cienfuegos. La casa familiar que todavía se conserva, ahora es un museo desde que los bienes de la familia nos fueran confiscados por Fidel Castror en 1959”.

El conflicto con el dictador era directo, pues uno de los centrales de la familia Monasterio, el ‘Manuelita’, estaba dirigido por un capataz al que se le atribuye la paternidad de Raúl Castro. “Comenzaron por atacar a las familias que conocían de cerca, tal vez por envidia, o porque no querían que se conociera la verdadera historia”, asegura. “El caso es que toda mi familia tuvo que salir de Cuba pocas horas después del triunfo de los rebeldes, dejando todas sus propiedades tras ellos”.

Su padre, ya fallecido, solía contarle que comprendió que debía escapar cuando cuatro de sus amigos más íntimos fueron fusilados en La Cabaña por el verdugo argentino Ernesto Guevara. “Fue una época terrible explica. Hace poco conocí en Miami a Carmina Trueba, una ex presa política, estuvo presa durante 15 años por haber ido a pedirle al Che el cadáver de su marido. Solo quería enterrarlo dignamente. Son historias que no deben olvidarse nunca”, asevera recordando ese encuentro que la impactó profundamente, reforzando sus convicciones libertarias.

“La verdad es que mi padre siempre mantuvo sus vínculos con España, por eso vinimos aquí. Otros familiares, como tantos otros españoles de Cuba, optaron por instalarse en los Estados Unidos”. Para el padre de Rocío, el carácter del castrismo se reveló de inmediato. “A él no pudieron engañarlo, desde el principio se dio cuenta que los ‘barbudos’ eran enemigos de la libertad, aseguró. Otros españoles de Cuba sí que le ayudaron a instalarse en el poder, pero no mi padre”, nos confió con orgullo.

“El tiempo le dio la razón”. Desarrolla su idea sin el mecanicismo de aquellos que recitan el consabido catecismo anticastrista. “Hoy Cuba es un país sin libertades, sin derechos humanos… Los cubanos no pueden asociarse libremente o crear un partido político que los represente de verdad”, asegura. Por otro lado, la miseria y el aislamiento son evidentes, y no es como dicen algunos por ahí que es por culpa del embargo de los Estados Unidos.

“Pero, lo que sí es un verdadero escándalo, critica la política, es que países de nuestro entorno, que dicen defender la libertad sean cómplices de lo que está pasando… y que vayan a hacer negocios con Cuba como si ni hubiera nada que decir. Sin ir más lejos, Francia y España están enfrascados en una loca carrera para ver quien se lleva el mejor negocio, y todo sin considerar el sufrimiento de la gente.

“Los responsables se justifican diciendo que lo hacen porque la apertura va a mejorar la vida del pueblo, pero mienten descaradamente, porque quienes mejoran son los compañeros del castrismo, los camaradas del partido, los militares… El cubano de a pie, el que tiene que estar pensando todos los días en lo que va a comer, ése no ha mejorado su vida… Hasta ése cubano no llegan los negocios europeos, afirma con rotundidad”.

La verdad es que para Rocío Monasterio la política española lo único que ha conseguido en Cuba es apuntalar un régimen corrupto que reprime y empobrece al pueblo. “PODEMOS es el equivalente del castrismo en España, advierte. Son comunistas, enemigos de la propiedad privada, del progreso, de la familia, y en resumidas cuentas, de todos los valores ligados a la libertad. Eso es PODEMOS”, enfatiza.

“A mí parece muy mal que olvidemos a nuestros hermanos cubanos, porque a todos nos une el vínculo de la Hispanidad. Hemos estado pidiendo que se acogiera a cubanos y venezolanos como a refugiados políticos aquí en España, pero por desgracia no lo hemos conseguido”, lamenta.

A la mujer política de VOX le divierte que los españoles en Cuba sean los únicos que tengan derechos cívicos como el de asociación, y asegura que si un día a algún español residente en la isla se le ocurre ser el representante de VOX antes sus compatriotas, ella y su partido estarían encantados. “Seríamos felices si algún valiente en Cuba se atreviera a llevar nuestra voz allí. Sé que es difícil porque en Cuba no hay libertad, pero desde luego me comprometo a ayudarlo. No tendrían más que ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web y les favoreceremos sin reservas”, manifestó con entusiasmo no fingido. “Me niego a que se siga silenciando la represión contra el pueblo cubano. Es una vergüenza que todas las instituciones y países que presumen de los derechos humanos y de la libertad, olviden a los cubanos”, concluyó.

En lo personal, Monasterio está de acuerdo con el movimiento Reunificacionista. Es más, lo considera como una opción para consolidar la identidad hispana. También Rocío se muestra a favor de una ley de nacionalidad para todos los descendientes de españoles residentes en la isla. “No hay que olvidar que Cuba era una provincia de España, y yo creo que todo aquel que quisiera recuperar ese vínculo, debería poder hacerlo. Serán bienvenidos aquí”, asegura. “Nuestra idea en VOX es que España acoja a todos aquellos que sientan esa identidad. Tenemos una lengua común, y toda una serie de valores que nos distinguen y enriquecen. Todos ganaríamos defendiéndolos. Debemos estar orgullosos de nuestra identidad y tradiciones, aunque ahora mismo parezca que vamos en sentido contrario”, reiteró.

No desea despedirse sin enviar un mensaje de esperanza a sus compatriotas en la isla.

“Quiero dar ánimos a los cubanos. Que sepan que no los olvidamos. Que muchos españoles sentimos como propio su sufrimiento, y que nos gustaría poder ayudar mucho más. De momento estamos dando voz a todos aquellos que no pueden hacerlo dentro de la isla. Pero parece que el año próximo vamos a estar en el parlamento Europeo. Las encuestas nos dan 2 o tres escaños. Les invitamos a seguirnos, porque desde allí van a escuchar hablar de Cuba. La señora Federica Mogherini va a tener que dar explicaciones por renunciar a defender la Libertad. Con nuestro partido, los cubanos van a tener voz, y el resto de los parlamentarios europeos tendrá que avergonzarse por no haberlos escuchado. Es mi compromiso con aquella isla que quiero tanto”, asegura.

La entrevista toca a su fin, y Rocío mirando la bandera de España que tiene a su espalda, asegura con un entusiasmo contagioso: “España es un país que tiene que volver a mirarse a sí mismo, volver a estar orgulloso de todo aquello que lo hizo grande. De todo lo que fue, lo que es y lo que será, y para conseguirlo, cuantos más seamos, mejor”, concluye con una sonrisa prometedora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here